El Diario: Schumer carga con el "peso" de la reforma migratoria

Schumer carga con el "peso" de la reforma migratoria

El senador por Nueva York lidera una iniciativa para sacar de las sombras a los 'sin papeles' [Artículo original aquí]

Nueva York — La atención de activistas pro inmigrantes está puesta en el senador demócrata por Nueva York, Charles Schumer, quien está al frente de los esfuerzos por una reforma migratoria integral.

El legislador federal es el líder del grupo bipartidista de ocho senadores, cuatro demócratas y cuatro republicanos, quienes negocian una propuesta que atraiga finalmente el apoyo de los dos partidos.

Los activistas están muy optimistas, pero cautelosos sobre el lenguaje y la manera en que ya se está discutiendo una posible ley.

Aunque se está abogando por una reforma amplia, durante la primera audiencia en la cámara baja a principios de febrero, algunos republicanos hablaron de priorizar la legalización permanente de dos grupos: los extranjeros con posgrado en universidades del país y los estudiantes indocumentados o 'dreamers'.

"Eso sólo perjudicaría el interés sobre la reforma migratoria y tampoco arreglaría nuestro anticuado y disfuncional sistema", dijo Jackie Esposito, de la New York Immigration Coalition. Ante esta posibilidad, el senador Schumer dijo en una entrevista telefónica con El Diario/La Prensa que dividir una reforma no está en sus planes. "Si tratamos de dividirla, el resultado dejará atrás a 11 millones de personas".

Los activistas de Nueva York tienen su mirada puesta en el senador.

"Nuestro enfoque es Schumer", dijo Angela Fernández, del Northern Manhattan Coalition for Immigrant Rights (NMCIR). "Nosotros queremos saber qué va a hacer para asegurar que las detenciones obligatorias y las deportaciones no incluyan a más personas".

Para Daniel Altschuler, coordinador de la Mesa Cívica de Participación Ciudadana de Long Island, la gestión de Schumer es crucial. "Nueva York es una ciudad y un estado con una gran influencia de inmigrantes, por lo tanto nuestros senadores deben asumir un papel significativo".

Javier Valdés, activista de Se Hace Camino NY, dijo que la comunidad hispana tiene el poder en sus manos. "Estamos en una posición de poder, podemos negociar con una fuerza que debemos asumir para hacerlo mejor".

Sin embargo, un analista político local que prefirió el anonimato dijo que el senador "ha sido una persona que no le han importado mucho los asuntos de los hispanos", por eso no necesita el voto latino. "Su único interés es prestar su nombre a una legislación tan potencial como lo es una reforma migratoria".

Más presión

Aunque no quiso dar detalles de las negociaciones, Schumer desmintió que en las discusiones se esté dando preferencia a reforzar la seguridad en las fronteras, antes de legalizar a los indocumentados.

"Eso no es cierto, queremos las dos cosas, pero no queremos que esto [la seguridad fronteriza] sea una barrera para la legalización".

Según los activistas, la comunidad de Nueva York se está preparando para presionar a su legislador. Desde el año pasado, una red de organizaciones como la New York Immigration Coalition realiza la campaña estatal "Neoyorquinos por una verdadera reforma migratoria". Este grupo enviará hoy una carta a los ocho senadores expresando sus preocupaciones sobre el marco actual de esta iniciativa.

La coalición está a la espera de reunirse con Schumer para discutir sus exigencias. Entre las preocupaciones está la idea, mencionada por demócratas y republicanos por igual, de que los 11 millones de indocumentados del país quedarán "al final de la fila" de casos para obtener su legalización. Pero, el legislador no quiso ahondar en este punto.

A esa atención se suma el apremio del presidente Barack Obama, quien incluso ha amenazado a legisladores demócratas con presentar su propia propuesta si el grupo bipartidista no tiene la suya en marzo.

En el proyecto del mandatario, del cual se filtraron extractos la semana pasada, se establece una visa que permite a la gente trabajar y viajar, luego de pagar impuestos y una multa por este derecho, así como pasar un chequeo de historia criminal.

Después de ocho años con este beneficio legal, podrán obtener su tarjeta de residencia permanente.También, el plan Obama expande el uso del E-Verify para comprobar permisos laborales y prevé que las personas (sin antecedentes penales) en riesgo de deportación sean elegibles para este beneficio.

Schumer negó que un posible acuerdo esté en peligro por el escándalo que involucra al senador por Nueva Jersey, Bob Menéndez, miembro del grupo bipartidista. "El ha estado participando plenamente en todos los sentidos y tiene una pasión por esto al igual que yo", agregó.

Menéndez está bajo investigación por supuesto tráfico de influencia y por sus nexos con un doctor dominicano de la Florida que sigue el Buró Federal de Investigaciones (FBI).

Aunque no se ha reunido con grupos pro inmigrantes de Nueva York después del anuncio de una reforma migratoria, Schumer aseguró que ha tenido encuentros con grupos hispanos de Washington, sindicatos laborales y representantes del sector empresarial para que todos estén de acuerdo y sean incluidos en su propuesta.

Conocido por ser consecuente en la realización de sus proyectos, Schumer está convencido de que tendrá una propuesta lista para presentarla en el Senado a finales de marzo.


Be the first to comment

Please check your e-mail for a link to activate your account.